2021

SEPTIEMBRE, ¡CAMBIOS! ¡QUÉ ZUZTO!

¡Ay! ¡qué me llega Septiembre! y como  me rijo por el calendario escolar, estoy a punto de estrenar año, (una consecuencia lógica de ser madre de colegial) tengo toda la sensación de estar a uno de enero. . . la agenda llena de proyectos y la vida repletita de cambios.

Los comienzos son siempre esperanzadores, ilusionantes…y cansados. Trabajo, cole, amores y responsabilidad, anda que no hay tela que cortar…

Ya cantaba El Nano que a veces la vida te da un beso en la boca y se presenta tan bonita que se sienta a tomar un café contigo…y sí, la vida se presenta bonita pero qué difícil es simplificarla, hasta en el mejor de los escenarios nos cuesta “hacerla fácil”. Hemos caído en la trampa de ser adultos y tomarnos estos tres días que andamos de prestado, con una gravedad que si miramos en perspectiva, no en pocas ocasiones, resulta ridícula.

Cada decisión que tomamos tiene dos posibles consecuencias; acertar o aprender; la segunda escuece un poco y te martiriza el ego, ahora, te deja ver el espacio entre los árboles y te presenta la verdad sin tapujos; sólo hay que, asumir y aceptar que DECIDIR da miedo, que los cambios dan miedo, pero que no  hay otra vía para avanzar; y si da miedo, pues se hace con miedo, que al fin y al cabo, es lo que nos mantiene vivos. La  felicidad se esconde detrás del temor, es el último escalón, para llegar, o te saltas el miedo o te amigas con él y vais de la mano.

Nada tiene esto que ver con la letanía  de “la zona de confort” y esa idea postmoderna de empujarnos a salir de ella, básicamente en un acto voluntario de defenestración personal. No hay que abandonar la zona de confort, sino ir ampliándola parcela a parcela, para sentirnos seguros en cualquier lugar o en cualquier situación. La zona de confort es el sofá de tu casa al terminar el día, la mano que te sostiene, el libro que te emociona y la alegría de saberte a salvo; el confort es  sinónimo de estar a gusto, de tranquilidad; el estado óptimo del ánimo es la paz, y la paz es lo más confortable.

Septiembre viene asociado a la ojera, a trámites y a comienzos, huele a ilusión y a cambio.

En el salón de mi casa todavía se mantiene el cartel de TODO VA A SALIR BIEN, después de visto lo visto y vivir lo vivido; por ahora sobrevivir a una pandemia, con los mismos que la empezaron, si cabe más felices y sumando con otros que ya están y otros que sé que vendrán,  no tengo pruebas pero sí la certeza de que  al final todo sale bien y si no sale bien, don’t worry, es que no es el final.

En la vida hay muy poco importante y lo que lo es, lo es MUCHO, seamos prácticos, quedémonos con quienes nos tratan como si fuésemos un regalo que les ha hecho la vida, hagamos de la higiene emocional una prioridad y confiemos, se trata de CONFIAR y SOLTAR, lo de entender, es secundario.

Septiembre me dice…Feliz Año Nuevo.

Un comentario sobre “SEPTIEMBRE, ¡CAMBIOS! ¡QUÉ ZUZTO!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s