2020

LA LABERINTA TELEVISIVA. (COMO LA BOTILDE).

Mi amiga Lapaca dice que lo que me pasa a mi, no le pasa a nadie. De razón no anda corta, mi realidad ha sido más bien surrealidad desde que habito esta dimensión; así que, lo que me suele acontecer en mi devenir diario tiende a naturaleza de índole un tanto particular; si eso lo unimos a que ya con la antigua realidad no iba muy bien orientada ahora con la nueva me pueden llamar Wally y dejar migas de pan para hallar la salida del laberinto.

En pleno veranovirus, a través de Instagram se pusieron en contacto conmigo por si  me interesaba participar en un casting para un concurso de la tele, ¿un casting?, ¿really?, ¿cómorrrrr? ¿YO?. Me quedé tan boquiabierta como ojiplática y mi respuesta fue un «si quiero», que a novelera no tengo rival.

¿¿¿¿REALLY????

Creyéndome una artista «lista» de la pista y con dosis ingentes de cachondeo  fui pasando por evaluaciones de distinto pelaje hasta que me vi en una estación de tren cuando aún no brillaba el sol, preparada para partir hacia Los Madriles.

Esa mañana estaba con un nivel de tensión igual o superior al del pescuezo de un cantaor; iba protegida como si fuera a tomar muestras de una zona cero de Wuhan; el traje de buzo y la escafandra no los llevaba porque no encontré nada discreto, no por falta de ganas.

¡A LA CAPITÁ!

Y allí que me fui desde mi capital de provincias, la más bonita del mundo, a la capital del reino, que aún estaba nuevonormal o eso parecía. En lugar de la maleta de cartón de A. Landa en Vente a Alemania Pepe, me abrazaba a un portatraje que contenía un vestido maravilloso, cortesía de Latitalupe, que absorvía toda mi presión.

En todo el trayecto no paré de cantar mentalmente, «Miedo tengo miedo», más sufría que Marifé, con golpecitos de pecho y saltitos de agonía; una y otra vez en bucle, hasta que en mitad de  un ataque de postureo,  saqué el móvil para hacerme un selfie. . . qué barbaridad, herman@s; en la pantalla se encarnó la imagen nítida de La Lirio; qué buena ojera gasto siempre y cómo se engrandecieron esa mañana junto con sus primas las bolsas, para la gran ocasión.

«ATERRORIZAAAAAÁ»

Atocha me esperaba y en ella un cochazo enterito para mi, con un chófer educadísimo que me abría la puerta, ya no había ni miedo ni lirio, ahora luchaba por no arrancarme con Marinero de Luces y dar una grácil patada a mi virtual bata de cola, que la bata de cola también se puede pasear por dentro. El nervio, desde que era un comino, despierta la folklórica que habita en mi.

Llego y . . . ¡Oh, Dios mío! ¡un camerino para mi cuerpo!;  de allí a maquillaje, donde se obró el milagro.  Aquello era Lourdes, salí con cero en ojeras y diez en guapismo, en peluquería remataron la obra y . . . salimos ya  a plató.

¡DRAMA! ¡NERVIOS! ¡DRAMA! ¡NO PUEDO! ¡SI PUEDO!.

LAVADORA MENTAL CENTRIFUGANDO.

¡PUDE!

Empezó el concurso y con él,  el desplome de mis ideas limitantes, la eliminación de las falsas creencias, me sentí merecedora y capaz, qué gratificante un trato tan exquisito y cercano…y QUÉ GUAPÉRRIMO EL PRESENTADOR.

De dinero me vine como me fui, de autoestima me traje una saca llena e hice un amigo nuevo con el que comparto curiosas coincidencias. Somos lo que creemos y las experiencias que creamos. El Cazador me cazó, no me escapé, eso sí, fui la presa con más flow de todo el lugar.

TODO LO QUE DESEES SE PUEDE MATERIALIZAR.

https://www.rtve.es/alacarta/videos/el-cazador/cazador-programa-137-02-10-20/5676109/

2 respuestas a “LA LABERINTA TELEVISIVA. (COMO LA BOTILDE).

Responder a Fulanita de Tal. Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s