2020

CAMINAR CON ZAPATOS AJENOS.

ZAPATOS DELI

No sé de donde sale tanto experto, ¿cuánto alumno desconocido de Máster (de la Carlos III) tenemos en el territorio nacional? Yo de estadística ando básica, no obstante a bote pronto me da la impresión que existe el mismo número de epidemiólogos que de árbitros de fútbol; y más o menos las mismas viejas expiadoras del visillo que entrenadores infalibles de primera división; mucha coincidencia y cuñados a granel.

Tal y como cuenta @ioescritora en su post Renazcamos, estamos en pleno cambio de era, es una opinión extendida entre historiadores con la que ésta que les escribe está de acuerdo; ante tal hecho, desde aquí y emulando a mi admirada Ana Belén: “sólo le pido a Dios que el futuro no me sea indiferente”. Debemos implicarnos en nuestras existencias, participar de su gestión pero NO convertirnos en unos HOOLIGANS, que para eso ya tenemos el Congreso de los Exaltados con dos leones aburridos a la entrada y las caceroladas de los pijos New Age.

Pensar y discernir son el camino y los atajos no llegan a buen puerto. Convertirnos en seguidores de corrientes políticas como si fuera un acto de fe es el primer paso para el fracaso social, para la sinrazón, la política JAMÁS se debe asumir como un dogma. El espíritu crítico es absolutamnte INDISPENSABLE para seguir habitando un lugar compatible con la vida; y sobre cualquier otra actividad debemos calzarnos los zapatos del otro antes de emitir juicios, condenas y amenazas; hasta que no andamos con zapatos prestados no somos concientes de cómo pisa su legítimo propietario. Esta expresión tan cañí: “TODO EL MUNDO TIENE POR DONDE CALLAR” hay que interiorizarla y repetírnosla a nosotros mismos como un mantra. Ninguno nacemos sabiendo y desde luego, ninguno estamos en la piel de nadie ni en sus idénticas circunstancias. Lo que tú te permitas para ti tienes que permitírselo al otro, lo que vale para ti también vale para mi, no hay categorías en lo de ser personas.

La última vez que en este país dejamos que la soberbia y el ego tomaran decisiones por nosotros el resultado no fue precisamente positivo, para nadie y menos para ELLAS, para NOSOTRAS. El miedo no puede gobernarnos, ni desde dentro de nosotros ni tampoco desde fuera.

Una MAESTRA de mi pueblo decía que había que vestirse con la armadura invencible del amor… y es que al amor no hay enemigo que le gane una guerra, si nos vamos a matar que no sea, todavía a besos, pero si a achuchones en el alma y a caricias en el corazón.

TE PRESTO MIS ZAPATOS, ¿ME PRESTAS LOS TUYOS?

2 comentarios sobre “CAMINAR CON ZAPATOS AJENOS.

  1. Hija, esta forma tuya de expresarte y el dominio que tienes del idioma, me tiene cautivada. Además da la sensación de que esa fluidez te sale sin esfuerzo. Un fuerte abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s