2020

40 en cuarentena.

La vida se ha empeñado en que yo no pueda petardear con la crisis de los cuarenta, no hay manera humana. y me permito la frivolidad de comentar que me parece de muy mal gusto, lo último: ¿Una pandemia?, ¿en serio?.

Siiii, una pandemia con confinamiento y medicamentos, qué viva la austeridad…no me puedo dar ni a la ingesta de bebida espirituosa… no se puede ser más inapropiada…

He consultado con personal autorizado si el hecho de estrenar década confinada supone la no suma de la anualidad y que, si es preceptivo cumplir los años directamente en 2021. La respuesta ha sido: SÍ, que paso de curso.No obstante me han aclarado que en el mejor de los escenarios ni Dios me quita los 41 el año que viene.

De verdad, cuánta acritud se gasta a veces mi prójimo más próximo, ni de una ventaja voy a gozar. Estoy abocada a que me caigan las cuarenta castañas sin celebración degradante/emocionante… recuerdo que le dije al 2020 que podía hacer conmigo lo que quisiera, ahora, esto ya roza el abuso.

Sin alivio de luto desde la primera semana de comportamiento responsable, en la segunda ya solicité la inducción de un coma, levecito, no más un par de meses, que es muy guay y muy moderno esto de vivir la experiencia, de soltar, de confiar, de aprender a tener paciencia; etc, etc, etc… pues yo ya estoy aprendida además de hasta el mismísimo chirri, por lo tanto quiero:

  • UNA VÍA
  • MEDICINAS
  • UNA DULCE HIBERNACIÓN OSUNA
  • Qué me despierten cuando pueda ir a la playa o en su defecto a una terraza.

Miro las RRSS y me fascina la de actividades que el personal tiene la capacidad de llevar a cabo cada jornada, para mi, sin embargo, es un hito poder mantener una conversación de más de veinte minutos sin interrupciones o ir al baño sin que la puerta se abra sin aviso previo, no tengo intimidad ni para hablar con Roca, el confinamiento con niños…

Por no hacer, no estoy ni leyendo lo que suelo leer en mi vida-rutina de madre con dos trabajos, así que para compensar he adquirido una destreza admirable en la adaptación de las fichas de lengua y matemáticas de primero de primaria, me río de Los Cuadernillos Rubio; estoy a full con la caligrafía que cada vez que me tomo la licencia de usar “Mi Letra” oigo una vocecilla que dictamina:
-Mamá, eso no es una “r”, te inventas las formas de las letras…

Cómo si la situación no fuese lo suficientemente “folklórica” de por sí, en mi cálido hogar nos ha sorprendido carentes de impresora y con el PC de sobremesa muerto en combate. El Ipad me va a denunciar por explotación laboral y una niña con casi siete años, que según observo sus tareas colegiales va a salir de esta cuarentena postulando candidatura a tres o cuatro categorías de premios nobel, acabará achicharrando mi móvil atendiendo a sus numerosos compromisos sociales, qué ajetreo de videollamadas y reuniones on line… nobel, ministra o youtuber.

Esta madre que escribe (por no hacer algo peor) es también y por supuesto una mujer, soltera y VIVA, que cómo el resto de los especímenes de su misma naturaleza padece las consecuencias de esta imposición de celibato; consecuencias de tan magno calado que merecen todo un post que verá la luz en próximas fechas.

Mientras veo pasar los días con mi té, mis ganas de soledad y la certeza de que viendo cifras todo esto que cuento no es más que FRIVOLIDAD, MI FRIVOLIDAD.

4 comentarios sobre “40 en cuarentena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s