2020

Al otro lado . . . dígame…

Trabajo de teleoperadora, una labor que en no pocas ocasiones y no sé a qué se debe, está considerada “de segunda”. A mi esta pandemia me ha cogido en el banquillo pero a mis compañer@s no. Ahí están, al otro lado del teléfono dando todo de sí, reciclándose, jugándosela. Somos los olvidados porque no curamos, no reponemos estanterías ni aramos campos…

E S C U C H A M O S

Escuchamos, habrá algo tan necesario…

En este momento mis compañeros ESCUCHAN a personas para indicarles cómo proceder según qué síntomas o que incidencia sufran.

Gestionan el drama y la soledad, la infinita soledad de una enfermedad en aislamiento, sus armas para tal ejercicio son la empatía y la bondad, no hay atajos. No trabajo en mi plataforma con nadie que no tenga un corazón enorme, puedo conectar más o menos, ser más o menos afín pero la vida me ha regalado estar rodeada de buenas personas, en toda mi actividad laboral. TODA. En su puesto siguen…con el alma sin mascarilla y el mismo miedo que cualquiera que llame.

Yo viendo los toros, más que desde la barrera desde la enfermería, sólo les puedo dar las gracias por el esfuerzo, porque sé que hay llamadas que te las llevas a casa para llorarlas, porque también tienen padres mayores, hijos sin colegio y una casa que les protege y que abandonan cada mañana o cada tarde.

Hoy, en mitad de una tregua que me invento en el devenir de mi guerra, desde la torre de La Laberinta gracias compañer@s por seguir en la batalla.

Sé lo que hacéis y el valor que tiene.

Un comentario sobre “Al otro lado . . . dígame…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s