2020

Uno de los nuestros. In memoriam.

 

GRACIAS.

La Elegía a Ramón Sijé en la voz de Serrat (tan catalán y mediterráneo como tú) ocupa cada uno de mis silencios, Antonio Amor, desde que supe que la vida había dejado de habitar tu cuerpo.

Los versos de Hernández se han instalado en mis sienes, y cómo él , desde la irracionalidad del duelo que me inunda yo también quiero “. . .desamordazarte y regresarte. . .”

A las diez y media de cada mañana te espero, mientras tomo mi café de termo, como si nada . . . espero a que te sientes a mi lado y oír esa voz de actor clásico; modulada, elegante . . . y como si todo, vuelve la Elegía . . . otra vez . . . que me devuelve a la realidad y canto para mi “. . . tengo tanto que contarte, compañero del alma, compañero. . .”. Y cuánto te has llevado por contar.

Tan consciente siempre de TODO, tan profundo, la encarnación del Hombre Renacentista, tan clásico y tan moderno, qué te has ido con veintisiete, como La Joplin y La Winehouse, entre otras bestias de la creación.

En una de nuestras últimas conversaciones, serenamente departíamos sobre una de nuestras pasiones compartidas, el AMOR. Hiciste una reflexión preciosa, dijiste que aunque estábamos en el momento que más se follaba, cada vez menos parejas se besaban por la calle, que el amor se banalizaba. Eras tan auténtico y tan certero.

Puedo verte escuchándome y contestarme sin rubor a todo lo que me inquietaba, me decías ese mismo día, que para cualquier hombre yo no era la opción más fácil pero si la más valiente. Joder, que fácil comunicarme contigo, con lo que me ha costado siempre, eras un enorme almacén de empatía.

Contigo me he reído a raudales, que de vergüenza pues íbamos cortitos; tus ocurrencias, las de Elena, las mías y los tres rozando la micción tres veces al día. Ay Canalla, qué huérfanas nos has dejado.

La excelencia, que te salía a ti por cada poro, está reñida con esta vida de producción en serie, esta vida en la que no nos enseñan a vivir sino a encajar.

Nos queda por resolver, Antonio Amor Amigo, los pendientes de cafetera de María Barranco en Mujeres y la caricatura que iba a ser la imagen de este blog.

Dónde quiera que estés, cuánto amor dejas y cuánto talento te llevas.

Sobre todo y cualquier otra cosa solo te quiero decir:

GRACIAS.