2019

Post de POF, novela turca y satisfyer.

Carezco ostensiblemente de sentido del decoro y de la medida, para empezar. Para continuar, soy una inconscienta perdida y hago, siempre que puedo, lo que se me antoja.

Ante el avenate por la investigación, he decidido tomarme la libertad de ahondar en cómo vive el mundo hetero masculino la posible extinción de la especie humana por el nacimiento de una nueva estrella, el satisfayer.
No voy a hablar de él en primera persona por lo de la subjetividad y porque mi admirada Sol Aguirre (www.lasclavesdesol.com) en su columna de El Español ya lo explicó todo todito con precisión de bisturí.


¿Y mi Chirri Tribu?
¿Qué cuenta mi Chirri Tribu?
Lo que larga la Chirri Tribu del Satis… Ay Santa Madre de la Neura, vamos a terminar condenadas todas y cada una, por disfrutonas y descaradas… qué panda, o nos encierran o nos dan un programa en Dkiss.


Una dice que ha quitado a Pepe, de “la vista”, porque si no, va a terminar en satisfyers anónimos, la otra que lo único que quiere poseer de mayor es un satisfyer, que con eso, ella pues todo el día, del sofá a la cama y de la cama al sofá, sin salir para nada, que además su casa tiene muy buenas vistas ( que es una verdad como una catedral). Esta última Chirri, he de aclarar, consideraba además la compañía de un prota de culebrón turco, la chiquilla tonta, así en sentido etimológico, no es.

El culebrón turco tiene mucho fan en mi entorno, se nos generaliza la afición como la poca vergüenza, es como con el satisfyer pero sin necesidad de clítoris para ser adept@. Aún no he tenido la dicha de ver ningún culebrón turco, pero atendiendo al testimonio gráfico que recibo cada día, sé que en mis tardes de gozosa soledad mezclaré Turquía y satisfyer, lo uno llama a lo otro, como la cerveza a la aceituna, irremediablemente.

T U R Q U Í A, en mayúsculas.

Y tal y como anunciaba el titulo del post, que es que lo turco me dispersa, el escenario elegido para mí investigación ha sido POF. Aprovechando que la lógica general me abandonó ya en el vientre materno, no se me ha ocurrido mejor idea que darme de alta en un App de ligoteo, de esas denominadas de contactos (que si no suena a retozar cual adolescentes, resulta más moral y socialmente aceptable). Me he venido arriba y me he puesto un viernes de puente Tosantos con ElMuriel, (gestor impecable, paso contacto) que es de culebrón turco, timidez amputada y sensibilidad inusual o casi inexistente, y me he marcado bajo su tutela un perfil en POF que pasará a los anales del petardeo y la idiosincrasia del ciberlove.

Sin medir lo que me pudiera llover y asumiendo la posibilidad de respuestas de cualquier índole, la parte “importante” de mi perfil ha quedado tal que así:

Tengo succionador de clítoris. Mejóralo!

Tras las primeras horas de incursión adelanto que gratamente sorprendida me hallo y una buena lección he aprendido cuando lo que he leído ha sido casi en un 90% bueno o muy bueno, aquí os dejo muestras de respuestas ocurrentes y, a mi parecer, sinceras:

Así q puedo concluir que el mundo hetero cuarentón es muy consciente de lo que es un succionador de clítoris y de que se les antoja competencia difícil o imposible. Así que desde aquí, Man´s World les aconsejo la coexistencia, la unión hace la fuerza, TODO SUMA. ( cuantas pistas…)
Por último y como RUEGO al Chirri’s World: NO SE PIERDAN EL SATISFYER (sola, acollerada o en comandita) ni tampoco el paseo por POF, ambos resultan sumamente “satisfactorios”.

3 comentarios sobre “Post de POF, novela turca y satisfyer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s