2019

Odio ser adulta, a tiempo parcial, y pobre, todo el tiempo.

Con la resaca de los días libres de Semana Santa aún fresca en mis pocas y poco morenas carnes, enfangada hasta la cintura me hallo resolviendo a meses vista, el sudoku que supone encajar las vacaciones escolares con las maternales. Cuán difícil es digerir lo de conciliar cuando la cuestión pasa de concepto a hecho, como comerte un cubo de red velvet mojada en chocolate, ahí es nada. Prometo haber probado chococientascincuenta fórmulas distintas, algunas harto complicadas otras tan simples como el ensayo-error y … pues como cantaba el genial Coque Maya: ¡NO HAY MANERA!. Sumo horas, resto jornadas, distribuyo por semanas, divido períodos y la conclusión inamovible:

Me faltan días de vacaciones, tono intelectual y DINERO. Los adalides del buen gusto mantienen que hablar de dinero no es elegante, será porque es de vulgares pobres (me proclamo una de ellos) pero en estas benditas circunstancias me es absoluta y fehacientemente necesario; me hace falta para cobertura de nanis, campamentos, ludotecas; y/o en mi opinión la mejor opción: NO TRABAJAR en toda la estación estival. Para compensar las carencias de lo que voy sobrada es de ganas, que frustración suena muy grueso, de no perderme ni medio minuto de lúdica diversión con mi enana, así que no voy a cejar en el empeño de salir airosa de este reto.

Si durante este intenso proceso no atesoro canas nuevas, juro en arameo (cada ocho horas como el ibuprofeno), blasfemo, imploro ayuda y no lloro dramáticamente dos o tres veces hasta que llegue el mes Julio, la plaza en la CIA no me la arrebata ni Bourne. Bourne es un personaje que interpreta un actor muy rubio universalmente conocido como Mandíbula Sexy, también le dicen Matt Damon.

Si se diera el caso, como agente secreto me veo más del CNI y del corte de Mortadelo y Filemón, totalmente CAÑÍ, lo mismo me ficha Abascal (no me he podido aguantar el chiste, perdonadme la incontinencia).

La logística vacacional es evidente que se me antoja imposible, así que para que mis emociones y mi estabilidad mental sobrevivan con dignidad al trance he adaptado a mi ateísmo, el maravilloso pensamiento cristiano “Dios proveerá”. Traducido a mi sindiós se convierte en: “seamos inconscientes y dejemos actuar al azar”. Concentradísima visualizo como el cosmos conspirará a favor de quien disfruta y sufre las consecuencias de ser independiente (y pobre); me reconforta.

Idas y venidas de una loca del cóh… ains, a las que usamos el amor como trinchera y la alegría como destino siempre nos llaman locas, que mala prensa tiene la FELICIDAD. Desde luego, si para ser adultos interesantes y valorados hay que pasar por ser grises y taciturnos, me quedo instalada en mi natural ordinariez, feliz como una niña.

Las vacaciones no serán más que eso, el verano es un estado de ánimo y Lalaberinta y su vástaga harán actividades nada serias con la prole que la genética nos regaló y la que nuestro criterio eligió. Las aventuras de La Panda Vargas-Brady darán para mucho post, por ahora NOS VAMOS DE FERIA, de Abril en Mayo.

4 comentarios sobre “Odio ser adulta, a tiempo parcial, y pobre, todo el tiempo.

  1. Sobretodo y por encima de todo… Y ante TODO… Dios proveerá! No pierdas tu sentido positivo de la vida eso siempre te traerá… Desde mi punto de vista… Good things, good persons, good matters… Around you!

    Me gusta

  2. …. Sobretodo y por encima de todo… Y ante TODO… Dios proveerá! No pierdas tu sentido positivo de la vida eso siempre te traerá… Desde mi punto de vista… Good things, good persons, good matters… Around you. Un abrazo corazón!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s