2018

El difícil arte de enfadarse bien.

Soy la reina del star system del mosqueo; una maestra del difícil y sublime arte del cabreo. Lo de enfadarme, lo hago pocas veces y muy espaciadas, (si no, se pierde la elegancia, el misterio y la expectación) pero resulto una competencia durísima aunque practique poco; estoy genéticamente dotada para ello . Hoy me he enfadado, mucho y muy profundamente, con motivo real, de los que escuecen. He sido excesiva y desmedida, impetuosa y DRAMÁTICA, (of course, el genotipo manda), eso sí, no he descendido a los bajos fondos de la moral, soy una profesional, ni hablar de familia ni de salud; pero…¡JODEERRRR!, ¡qué viva me he sentido!, hacía años que no dejaba fluir la mala leche y ha salido como un torrente, encauzado pero fuerte y abundante. Ha sido como una cucumber mask del Sephora, aún es apreciable en mi la tersura facial, el vaciado de bolsas oculares y la difuminación de la ojera.

Enfádense de vez en cuando, tanto buen rollo y tanto buen rollo, que no digo que no sea útil, pero hay que salir y envalentonarse, y decir ¡hasta aquí!.

Lo mío debe ser una cuestión meramente cosmética, porque ser, lo que se dice ser, no soy tonta pero la verdad es que debo parecerlo de un modo muy real, tal y como me tratan personas de mi más cercano entorno, no creo que lo hagan con mala intención sino que se ha convertido en un hecho tácitamente asumido, tonta y tutorizada. Así que, en no pocas ocasiones escucho ojiplática, como si realmente la persona a la que se dirigen no fuera yo; no suelto prenda porque si ya te tienen por tonta todo lo que digas u opines va a ser tomado como una tontería. Habitualmente este hecho me toca bastante la punta del pie, hasta que un día, no sé por qué o por qué no, en lugar del pie me toca la fibra, y lo hace sobremanera (soy madre, sabéis qué es la fibra de mi fibra) y…

Oh! Revuelo de campanas! Amenaza de excomunión! Sopena de ignorancia perpetua! la tonta habla, la tonta tiene criterio, a la tonta no le gusta que la traten como tonta, pero no le merece la pena pasarse la vida enfangada en discusiones para reafirmarse en quién es, porque le basta con saberlo ella; y en un abrir y cerrar de ojos, la tonta ya es más descarada que tonta…

Y ahora, presento mis más sinceras y rendidas disculpas a los sufridos daños colaterales, (he tenido un fin de semana que si no me llevo el Miss Simpatía Senior 2018, podium hago seguro) todo no es glam ni estilo ni vocabulario exquisito, mis enfados tienden a la expasión en abanico, van abriéndose a medida que los voy retroalimentando y en su crecimiento voy salpicando con mi enfurruñamiento a todo al que osa acercarse. No sólo les ofrezco mis disculpas, sino mi más enardecido agradecimiento a quienes me soportan cuando me posee el espíritu de La Loba. (Betty Davis, la mejor y más deliciosa estúpida de la historia del cine).

Por último, y es que si no lo escribo me sale úlcera, no se puede estar más atractiva que La Laberinta, despotricando como una hidra, tirando de ironía y levantando la ceja a lo María Félix, como aventajada alumna que es de La Doña.

3 comentarios sobre “El difícil arte de enfadarse bien.

  1. Pero ahora me quedo con la curiosidad de saber por qué? Para darte la razón o estallar en una bronca contigo. Ahora me queda la elegante curiosidad que me muerdo los dedos!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s