2018

No me da la vida para tanto flow.

Me pasan cosas. En general, y muy curiosas en particular. Hoy se le ha caído el motor a mi coche mientras yo lo conducía; así, sin preliminares, ni profiláctico ni lubricante. Como tengo la testa como un adoquín (y más suerte que un quebrado) he seguido mi ruta, cual mente inconsciente, mientras mi coche sufría su agonía conmigo, hemos llegado indemnes y puntuales al trabajo.

Al terminar mi jornada laboral he conseguido que me recoja (y al coche) la grúa, a una hora ya prevista, que ha sido escrupulosamente cumplida y sin negociación previa alguna (debería jugar a la lotería). Yo, que desde julio me he llevado pronosticando cual predicadora televisiva que este verano me iba a enamorar, y sabiendo que ya
estamos en otoño aunque no lo parezca, he pensado a bote pronto que el gruísta iba a ser el hombre de esta parte de mi vida. Pensamiento nada sorpresivo por otra parte, pues es un hecho que me ocurre con distintas personas un par de veces al mes. (Sobresaliente en mi calidad de novelera).

Mis dudas han aflorado de un modo inminente, cuando al decirle a este buen señor que el agónico auto estaba aparcado (ésta que escribe también) en la calle Albert Einstein, me ha preguntado que si Albert se escribía con V (drama estilo Hmnas. Bronte)…mal vamos, muy bueno tiene que estar para que me guste. Si, soy muy profunda, me gustan inteligentes y que cumplan de buen grado las reglas de mi talibanismo ortográfico, la cruel Saría del Cuadernillo Rubio; pero a falta de tales cualidades, mis posibles lovers, pueden compensar esta carencia estando muy muy buenos y siendo, muy profesionales y voluntariosos en las sesiones de cardio, MENS SANA IN CORPORE SANO, de toda la vida (llamadme espiritual, que superficial me escuece). Ahora, si se da el improbable caso de que todas estas variables se cumplan en un mismo individuo, aparece LA ENFERMEDAD, sufro de repentinos ataques de agobio adolescente, miedos inexactos e incontrolables y gastritis (esa si que es exacta, la muy cabr….a); en un trís, hago chás y . . . me hago la invisible y/o la estúpida integral. Evidentemente gestiono muy bien y de un modo altamente maduro todas las emociones relacionadas con el amor romántico y su tendencia a la creación de parejas, da gloria tratar conmigo cuando me enamoro. Mi entorno lo disfruta tanto…como yo. Ser cansina nivel avanzado, Lalaberinta.

Mi travesía en grúa, con el señor que ya no iba a ser el hombre de esta parte de mi vida, ha sido lenta (atasco), cálida (veranillo del membrillo, 38 grados en canal) y sobre todo, instructiva. El Señor de la grúa me ha contado que su exmujer está muy tuneada (literalmente), resulta que se operó las mamellas, aunque él nunca lo creyó necesario y que como le hacían muy buen precio pues de paso también se hizo la nariz, al pobre hombre no le dijo nada y cuando la señora salió de quirófano con la cara como un Cristo, preguntó indignado al equipo facultativo cómo se les había caído su mujer para que terminase con la nariz rota. ¡Momentazo!, lo que hubiera dado por presenciarlo! Ya no están juntos, y ella, me narra con indignación comedida, en España enseña el escote todo el tiempo (que para eso lo ha pagado) y que cuando viaja a Egipto (tiene un novio autóctono), va tapada como una monja.

No daba crédito, cuánta y cuán jugosa era la información que compartía conmigo, destacable me ha resultado la afirmación taxativa de que un sofá se debe cambiar cada dos años, tampoco tengo ni la más remota idea de cuanto es lo recomendable, no le he encontrado jamás la fecha de caducidad . Si llegamos a tardar veinte minutos más me hago la segunda parte del Manifiesto Surrealista y lo peto.

El viaje ha terminado con una visita al taller, cargada de más fe que esperanza, y una cita con Laporra para ir a otear automóviles mañana por la mañana. Wonderful Life! (Again).

5 comentarios sobre “No me da la vida para tanto flow.

  1. Xd me ha recordado a una aventurilla que podría haberle ocurrido a Bridget Jones… gracias por hacerme sonreír en esta mañana tan gris y triste y agobiante. Comparto contigo los ataques de ansiedad…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s