2018

Los regalos (in)apropiados

Existen determinadas fechas en las que nos vemos obligados a dar y recibir presentes; navidades , cumpleaños, onomásticas (eso para la aristocracia, nosotros el vulgo, celebramos el santo), san valentines, aniversarios…etc etc

En el mundo de los regalos hay tres categorías y un apartado específico.

-Categorías:

1. Me encanta!!!. Regalo que te encanta que te hagan porque nunca de motu propio te hubieses gastado lo que cuesta en algo así.

2. Me encanta, me hacía falta!!!!. Enser que necesitabas y que alguien ha tenido a bien comprar para evitarte el trabajo y el gasto.

3. Ay, qué bonito!!!. Cosa que no sabes por qué pasa a ser de tu propiedad. Tampoco sabes qué hacer con ella ni por qué te has convertido en una desconocida para quien te ha hecho ESE regalo. A mí, sin ir más lejos, un novio me regaló un mueble de cajones en forma de pez, con la parte de arriba en pico, era muy muy extraño…(como el novio) ni siquiera se podía cubrir con tapetes, paños o demás derivados, ahí estaba él (mueble) exhibiendo belleza sin pudor. Cuando me lo dió abrí todos los cajones con una ilusión desbordante esperando encontrar una cajita con un regalo pequeño y brillante; mi consciencia no aceptaba que los Reyes Magos de Oriente me estuvieran haciendo esta faena, como chiste ya no tenía gracia, joder! había sido muy buena!, miraba a mi alrededor buscando una mirada cómplice que me dijera que iba por la senda correcta, pero después de rebuscar y no encontrar , me sentí devastada. Al tiempo, una vocecita muy masculina osó decir :”no busques más, el regalo es el mueble”. (Se me rompió el corazón y uno de los tiradores). Nunca supe dónde ponerlo ni que guardar en él, esto me pasaba con el mueble y con el novio; terminó adoptándolo una amiga porque yo no le podía dar lo que necesitaba ( al mueble, al novio lo adoptó su amante). Mi familia llamaba al pequeño pez de madera el ataúd del niño, así sin maldad ni acritud, que hay que ver cuánta mala leche gastamos en esta estirpe, y lo que nos reímos. Mi pequeño ataúd infantil tuvo una nueva vida, una segunda oportunidad, en una nueva casa donde curiosamente no quedaba mal, encontró su sitio.

Ahora y por último, os voy a hablar del apartado específico, los regalos inapropiados. Normalmente el que lo recibe siente una máxima gratitud ante el buen samaritano que regala pero entre el resto de los presentes se oye un murmullo en el que se adivinan expresiones tales como: “en serio?”, “no lo ha pensado?”, “es una broma, no?”. Se puede tratar de regalar un mechero a un pirómano, un libro de Nietzsche a un suicida o, el maravilloso regalo de mi amigo a su padre, qué el pobre hombre andaba depresivo y con un ánimo, la mar de decaído a la vez que malhumorado, y su hijo, con muy buen criterio y teniendo en cuenta la afición de su padre a la caza, le regaló una maravillosa mirilla telescópica para su escopeta, supongo que para que no sintiese frustración si erraba un tiro…el resto, es leyenda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s