2018

Ser divino o un mal educado, esa delgada línea.

Esta entrada va dedicada, (desde mis más absoluta falta de tino para elegir parejas) a esos señores, sí, señores (rondan o pasan los cuarenta palos, ya no son chicos) que deambulan peligrosamente entre el empoderamiento y la divinidad y la mismísima mala educación (pero nos gustan).

Son ese tipo de hombres que no son Bradley Cooper ni Clive Owens ni Stephen Howking, no tienen el descubrimiento de ninguna vacuna en su haber, ni combinan del todo bien los colores (aunque lo crean) pero ¡cómo se valoran!, oiga, que ni La Leigh en Lo que el viento se llevó; también juraron no pasar hambre, auténticas Scarletts O’Hara pero sin corsés ni pelazo ni Tara (nos gustan).

Esos no Cooper, no Owens y no Hawking que nos gustan, porque nos va la marcha, al menos a mi, creen hacerte un favor cuando te contestan un WhatsApp, si no lo hacen no pasa nada, ellos van a erradicar el hambre en el mundo, conseguirán descifrar la fórmula de la Coca Cola, ganarán un Óscar y convertirán el agua en vino. Ay querida! entre tanta sublime actividad, cómo te crees merecedora de dos segundos de ese tiempo, de esa exquisita educación y de ese tan trabajado respeto.

Por supuesto caerás en el más oscuro de los ostracismos si osas ¡Oh, demente del amor! comentar el hecho de que las preguntas (facilitas) entre personas educadas que se conocen se suelen contestar. En ese mismo instante te conviertes en una desequilibrada mental, una loca de atar, te dejan muy claro los límites ( que ni te van ni te vienen y te la bufan bastante) y el ya manido “aquí no hay nada…” NADA????? . Venga Titán, qué te he preguntado “Qué tal” no te he pedido un anillo, que eso ya me lo compro yo…no obstante, la paranoica eres tú, JA!.

Teniendo en cuenta que todo esto lo provoca un WhatsApp lo que genera la intención de quedar se lo dejamos a Iker Jiménez, que para Agosto tiene pocos contenidos y una es muy generosa, que sea el profesional el que haga una investigación exhaustiva. A mí se me escapa del entendimiento, no me muevo bien en el terreno paranormal ( ni tan siquiera en en normal).

Aburrida de tanta apostura encuentro salvación en una cerveza rodeada de incondicionales, que me sacan a empujones del bucle de tan magna excelencia.

Un comentario sobre “Ser divino o un mal educado, esa delgada línea.

  1. Querida mía! No es que tengas “absoluta falta de tino para elegir parejas”, es otro tema verás mi teoría. Yo hace tiempo que llegué a la conclusión que yo no quería una pareja al uso, yo lo que quería era un adivino que me adivinase lo que quería o no quería en cada momento (incluso si no quería ni que me mirase), esa sería la pareja perfecta. No estoy ni para parejas ni para amigos que se creen o dejan de creer, no estoy yo para melodramas que para eso ya me basto yo sola, estoy yo para mi misma y punto, y más vale que acierten siempre. Pero ya te digo que no sólo para PAREJAS sino también para AMIGOS/CONOCIDOS/FAMILIA, ETC. Feliz búsqueda!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s